Dash se populariza en Venezuela con el impulso de jóvenes emprendedores locales

Español | October 2, 2018 By:

Un grupo de empresarios venezolanos ha logrado lo que en un país sometido a una alambrada de púas que cerca la economía por todos lados era impensable: popularizar el uso de una criptomoneda, en este caso, Dash, y hacer que se registren más de cien transacciones diarias en comercios con este criptoactivo como medio de pago, para bienes que van desde sándwiches hasta repuestos automotrices.

Un grupo de jóvenes empresarios han constituido tres empresas (Dash Merchant, Dash Help, Venezuela y Dash Text) y con ellas, han afiliado ya a más de mil comercios venezolanos, cifra que se alcanzó hace aproximadamente un mes.

“Dash es una criptomoneda que se basa principalmente en ser un medio de pago: En ser rápida, en tener comisiones casi que imperceptibles, y en ser una criptomoneda abierta, intercambiable por cualquier criptoactivo y cualquier moneda fiduciaria a nivel mundial”, señala Alejandro Echeverría, director de Dash Venezuela.

Al ser divisible hasta ocho veces después de la coma (su unidad mínima es 0,00000001 dash), acepta compras muy pequeñas o del límite máximo que se desee. Actualmente, el dash cotiza en 187 dólares, y ha caído abruptamente (como todas las criptomonedas), de su máximo valor histórico, de casi 1.500 dólares, a finales del año pasado; pero está estabilizada alrededor de 200 dólares desde hace varios meses.

Su capitalización de mercado es de aproximadamente 1.500 millones de dólares, y su nombre significa Digital Cash, o efectivo digital, lo que muestra la intención de su creador, Evan Duffield, de popularizar la criptomoneda para el comercio. Duffield es un programador de Bitcoin que en 2014 emitió una serie de recomendaciones para mejorar esta criptomoneda, y al no ser escuchado, decidió lanzar su propio criptoactivo. La criptomoneda nació en 2014 (PGO)

Ventajas comerciales

Echeverría y su equipo se plantearon Dash como una alternativa a los engorros que representa el dinero en una economía que viene padeciendo de hiperinflación desde hace más de un año y donde todo el modelo socialista presenta inequívocos síntomas de colapso: carencia de efectivo; fallas por saturación del sistema de pago electrónico a través de la banca; y variaciones abruptas del valor de cambio de la moneda nacional, entre otros.

Y el pistoletazo de salida se lo dio el lanzamiento del petro, la criptomoneda del Gobierno venezolano, que para poder promoverse declaró legales todas las criptomonedas. Desde ese momento, los empresarios de Dash Venezuela comenzaron a trabajar a marcha redobla Asumieron la promoción de Dash como medio de pago a través de la primera de sus empresas,Dash Merchant, y con un equipo de promotores, se dedicaron a visitar comercios y cadenas comerciales de todo el país.

Lograron particular acogida en el sector de las franquicias, donde Subway, Papa John’s, Juanchi’s Burger, Susy Cookies o Rostizados, cadenas de comida rápida, acogieron la criptomoneda con entusiasmo; igualmente, algunas agencias de bienes raíces. Sectores donde la variación de precios de las divisas tiene un enorme peso a la hora de calcular ganancias o pérdidas.

“Con Dash no necesitas efectivo. El punto de venta, debido a la falta de efectivo, está colapsando;
el método de pago con Dash es peer-to-peer por el teléfono y se envía directamente, en Venezuela hay una comunidad de 10 mil personas usando Dash, y esto le da la posibilidad a los negocios de abrir mercados”, señala Echeverría, quien sigue enumerando ventajas: “cobrar en
dash es intercambiable es como si estuvieses cobrando en dólares y se tasan en bolívares, tienes
los precios en bolívares, se cobran en Dash y se transfieren directo a dólares, de forma legal”.

En un país donde portar un dólar es potencialmente ilegal (a pesar de una providencia reciente que despenaliza la evasión del control de cambio), las criptomonedas son una alternativa sumamente atractiva. Y la cifra de cien transacciones diarias es más que respetable, cuando los criptoactivos en el país son prácticamente desconocidos.

Ahora, Echeverría y su equipo están promoviendo Dash Text (para poder utilizar la criptomoneda también con teléfonos no inteligentes, que debido al empobrecimiento general del país están de vuelta para muchos venezolanos), y Dash Help, que se inició como un centro de atención telefónica solo para Venezuela, pero que, desde este país, ha comenzado también a prestar servicio en todas las solicitudes de Argentina, España, México y Colombia; y acaban de arrancar con servicio de soporte para Estados Unidos en inglés: “es el primer centro de soporte oficial de una criptomoneda en el mundo”, señala el empresario.

Su meta, por lo pronto, es llegar rápidamente a los 2 mil comercios utilizando Dash en Venezuela, y va a un ritmo, señala Echeverría, más rápido del esperado. Todo un logro en un país cuya economía se ha encogido a la mitad en los últimos cinco años.

Esta historia apareció originalmente et Cripto247.com